Pritzker 2010: visión de dos arquitectos japoneses

Kazuyo Sejima y Ryue Nishizawa recibieron el premio de arquitectura más importante del mundo.

DOS VISTAS DEL IMPRESIONANTE ROLEX CENTER, EN LAUSANNE, SUIZA

Kazuyo Sejima y Ryue Nishizawa, socios de la firma arquitectónica SANAA, han sido galardonados con el Premio Pritzker 2010 de Arquitectura. Es la tercera vez que dos arquitectos ganan este premio el mismo año y también la tercera vez que el premio termina en manos de arquitectos japoneses en los 30 años de historia del galardón más prestigioso de Arquitectura.

El presidente del jurado del premio Pritzker, The Lord Palumbo, explicó las razones de esta decisión, al otorgarse “por una arquitectura que es simultáneamente delicada y poderosa, precisa y fluida, ingeniosa pero no excesivamente inteligente; por la creación de edificios que interactúan con su contexto y con las actividades que contienen, creando una sensación de riqueza experimental; por un lenguaje arquitectónico muy singular que nace de un proceso de colaboración que es, al mismo tiempo, único e inspirativo; por sus notables edificios ya terminados y por la promesa de otros nuevos, Kazuyo Sejima y Ryue Nishizawa son los ganadores del Premio Pritzker 2010 de Arquitectura”.

La mayor parte de las obras de Sejima y Nishizawa se encuentran en Japón, pero también han diseñado proyectos en Alemania, Inglaterra, España, Francia, Holanda y Estados Unidos. Su primer trabajo en Estados Unidos fue el Pabellón de Cristal del Museo de Arte de Toledo, en Ohio, concluido en el año 2006. Un año más tarde completaron el New Museum de Nueva York. La cita del jurado menciona estos dos proyectos más otros dos en Japón: el O-New Museum en Nagano y el Museo de Arte Contemporáneo de Kanazawa.

Además de agradecer el Premio, Kazuyo Sejima explicó su arquitectura: “Siempre he explorado las posibilidades de una arquitectura abierta, algo que considero muy importante para la nueva generación de arquitectos. Con este premio, seguiré esa línea”.

Por su parte Ryue Nishizawa dijo: “Considero este premio como un ánimo hacia nuestros esfuerzos. Cada proyecto representa para mí un mayor empuje para el siguiente. De igual manera, este premio me ha dado una energía dinámica que jamás había sentido”.

El Premio Pritzker de Arquitectura recompensa anualmente a los arquitectos vivos que sobresalen por su talento, visión y entrega.

 

Leave a comment

Your email address will not be published.


*